25/7/08

Don Guille

¿Quien sabe mas del silencio y el descanso eterno si no quien se camufla entre ellos?, ¿Quien sabe mas de de la historia de la muerte, y sus ángeles salvadores?. Es el que se diluye en silencio y que a este ah tomado por maestro.¡Señores!, que no se confunda con el oscuro felino del faraón, mas en su rotonda y su elixir de flores agonizantes, Él es el Gran faraón, el oculto en soledad, sigiloso como la lección de ultimo soplo de vida que la muerte enseña, es el viejo de ojos cansados con brillos de niño afligido deseoso de cariño, de un enorme trasero deforme, como la vieja chismosa de la esquina, arropado como buen viejo que es, pues por mas que salude a la muerte en cada deceso del rey, de ella no se libra, Él mas que nadie sabe eso, pues le conoce hasta la vida, don Guille, don Guillermo el guardián del descanso Croata, el que se posa en las compuertas armado de su fatigada escoba de paja flameante, es el viejo de ojos amables, Don Guille el viejo homosexual que cuida Tumbas, si! el mismo que habla de las líneas que traza la muerte en la historia de chile, el que habla de los Cousiño y Allende, hasta de los Vodanovic y los Tomicic, es Don Guillermo el homosexual reprimido afanador de la muerte, temible enemigo de palomas que cagan en las tumbas, el enviado sagrado que viene a desmitificar los mitos paranormales, pues el vive entre el mas allá y el mas acá, y jamás ha experimentado nada, -Don Guillermo, Usted debe tener muchas anécdotas fuera de lo común que contar no?, - No pa´ que te voy a andar con cuentos, mira, en mis tiempos de cabro solía llamar la atención de los demás inventando historias, hasta de terror, pero ahora ya estoy viejo, y la verdad es que nunca tuve experiencias fuera de lo común, aquí es de lo mas tranquilo que hay. Don Guillermo descendiente de la dinastía que impera entre las tumbas, el heredero de los aposentos croatas y sus alrededores, el viejo que amablemente entrega trozos de conocimiento sin mas nada pedir, solo un poco de compañía en el sosiego de la fría rutina, el que a ratos se pudre en silencio y ansia sacudir su lengua, el viejo amanerado, insinuoso a veces, por mi boca viejo cochino diría mi Madre. Él es Don Guillermo el triste viejo Homosexual cuidador de tumbas, un perfecto desconocido en el comienzo de lo desconocido.


Jonathan E.

2 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

y pensar que cada vez que voy al cementario general a ver la tumba de mi madre ....la vida parece detenerse
mas los que no nos detenemos somos
quienes pasamos sin reconocer miradas de quienes como este protagonísta de tu relato hace história y la recuerda silenciosamente.

reflexiva y bien logradada narración
pertuba conciencias de algún modo complices en aquellos laberintos peatonales.

muakismuakis

Rubita_Morena dijo...

justo hoy, que yo me andaba preguntando por lo desconocido vengo a leerte y me encuentro con esto.
es una delicia leerte, afable desconocido.
Un abrazo y perdona no me extienda mucho pero tengo una etapa un poco... dejemosla en de reflexion personal :)